.

.

martes, 24 de agosto de 2010

Ancalde frankista

Hasta la demolición de las denominadas 801 viviendas (o similar) recibía El Prat al viajero con esa inscripción debido al que iba a ser desalojo de unas casas que habían sido ocupadas (sin k) a la brava.
Pues esta tarde en el ágora del siglo XXI, es decir, en los vestuarios de un polideportivo he tenido acceso a un documento demoledor.
En ese pozo de sabiduría un par de parroquianos debatían ... bueno, de hecho debatir es mucho decir ya que lo que hacían era jalearse el uno al otro y sacaban a la luz pública el hecho que el actual alcalde del Prat (el de siempre, vamos) se está haciendo un palacio por donde vive la infanta de Barcelona.
Y todo ello gracias a lo que ellos no tienen duda que ha ido robando para amasar una fortuna gloriosa que sólo saldrá a la luz cuando abandone el cargo. Claro que al paso que va igual es con la edad de Prenafeta.
Como no votante y no simpatizante del edil en cuestión, puedo poner en duda razonable lo que decían los dos expertos aunque torres más altas han caído. Ojo, que también puede ser que me haya perdido porque manejaban los dos una pronunciación tan cerrada que había frases enteras de las que no me enteraba.

Entrando en materias sobre las que sí demostramos un dominio y una solvencia más que contrastada, quería empezar diciendo que aparte del extraterrestre, para mí el mejor jugador del Barça en la Supercopa fue Maxwell que estuvo majestuoso. Hala, al César lo que es del César.
Y esta noche el Sevilla que empieza con aquello de "El partido más grande de la temporada".
Si luego pasan, cosa que no dudamos, repetirán el dicho en el último partido de la liguilla para ver si son primeros o segundos y volverán a repetirlo en el cruce de octavos. Si consiguiesen plantarse en cuartos dirían no ya que es el partido más importante del año sino de la historia del club. Y así en un in crescendo hasta el infinito y más allá.
Atentos a un negro del Sporting de Braga que cada vez que encara parece que se vaya a hacer daño.

2 comentarios:

Sobrevalorado dijo...

Vaya ojo clínico con el Sevilla. Es usted un hacha.

Por cierto, el gran Prenafeta ha escrito un libro en el que culpa de todos sus males a "España" (así en abstracto, vamos, como el que dice el Mal), pero lo mejor es que cuenta cómo su mujer declaró ante el juez Garzón que, pese a ser administradora de una empresa, no sabía nada de la misma y lo llevaba todo el amigo Prenafeta. ¿Por qyué no era él mismo el admonistrador? Porque cobraba la pensión máxima de la Seg. Social y no quería perderla. Con dos cojones, un patriota.

Redaccion dijo...

Bueno, al alcalde le toco la loteria hace tiempo, puede que haya amasado una pequeña fortuna si ha sabido invertir. Pero confio en que su partido no le habría dejado corromperse.
JV